Umai Gourmet, hedonismo vegetal deshidratado

Una empresa de Abla ofrece al mercado internacional patés y mermeladas a partir de hortalizas deshidratadas.

Umai Gourmet

Tradición gastronómica, productos de cercanía, slow food, conciencia con el despilfarro alimentario, comercio justo… estos son algunos de los valores sobre los que se levanta Umai Gourmet, una empresa ubicada en Abla que acaba de lanzar sus primeros productos al mercado.

Su propuesta se basa en vegetales deshidratados de la huerta de Almería que se transforman en patés y mermeladas. A Beatriz Lara, fundadora de la empresa, le daba pena que se estuviera perdiendo la tradición de deshidratar tomates, pimientos y otras hortalizas. Así comenzó a darle forma a Umai Gourmet, que ella define como una industria alimentaria de I+D+i.

Tras un año de formación e investigación Lara llegó a la conclusión de “darle un valor añadido al producto fresco de Almería”, especialmente cuando no se pueden comercializar por las vías habituales porque “no son frutos perfectos a nivel estético pero sí desde el punto de vista nutricional”. Así “les das otra vida útil, que es lo que yo he hecho con las mermeladas y patés”, subraya la emprendedora.

“La deshidratación no es solo un método de conservación, también es una forma de concentrar sabores y valores nutricionales”. La empresa abulense presume de elaborar productos “naturales” y “saludables” a partir de pimientos Sweet Palermo, tomates, pepinos y berenjenas que deshidratan ellos mismos.

Con el objetivo de complementar sus productos, en sabor y en valor nutricional, escogen cuidadosamente hierbas aromáticas (para las mermeladas), especias (para los patés) y otros ingredientes. En el caso de las hierbas aromáticas son de origen almeriense y también las deshidratan en sus instalaciones. Las especias las buscan en sus países de origen con proveedores de ‘Comercio Justo’. Pepino con menta, tomate con albahaca o con orégano, pimiento con estragón, flores de calabacín con semillas de amapola… así son algunos de sus maridajes de ingredientes.

Patés y mermeladas

Umai Gourmet

En los últimos días he tenido la oportunidad de probar cinco de sus productos. Me han gustado especialmente el paté de pimiento Palermo con un toque de picante de pimienta acompañado de notas de sésamo, anís y comino; y la sobrasada vegetal, con un retrogusto largo pero delicado, especialmente por el tomate seco.

Aunque personalmente las mermeladas me han gustado menos, son sin duda los sabores más interesantes, únicos y audaces de Umai Gourmet. No pienses en ellas para el desayuno porque sus posibilidades están en la cocina, especialmente en la salada. Quizás todavía tengan que afinar la fórmula, pero pueden convertirse en un gran recurso para cocineros imaginativos.

En algunas pruebas que he hecho en casa, la mermelada de pepino (Notting Hill) funciona bien con pescados grasos, pescados en salazón, jamón o con lácteos (yogur, mantequilla, requesones…). Creo que también podría tener buen resultado con aguacate, encurtidos como las alcaparras, frutos secos como anacardos y cacahuetes, gambas o cangrejo. Estoy seguro de que casa perfectamente con patés de hígado y quesos de cabra.

La mermelada de pimiento y estragón (Dracul) funciona con anchoas, aceitunas, platos con el huevo como protagonista, lácteos y con tocino. La ternera podría ser también buena compañera.

Como el tomate acompaña bien a casi todo, la mermelada Red Dwarf tiene muchas opciones. Por apuntar algunas: pescados blancos, salazones, cordero, berenjenas, quesos frescos, tocino o setas… Suma y sigue.

Patentes y mercado internacional

Las mermeladas de Umai Gourmet tienen su secreto. Tanto es así que han patentado a nivel internacional el proceso de elaboración y el concepto de “mermeladas de deshidratados”. Ya están pensando en futuras mermeladas con frutas como el limón o el melón.

Umai Gourmet considera que su público objetivo es el segmento del lujo. Además están elaborando un plan de internacionalización en el que barajan que el 60% de su mercado estará en el extranjero. Los precios de sus productos oscilan entre los 13 y los 16 euros por frasco. La empresa justifica los precios porque se consigue un producto de calidad en un proceso artesanal costoso, en el que la materia prima fresca tiene hasta un 75% de merma. Para reforzar su imagen de marca de calidad se han unido a sellos como Sabores Almería o Luxury Spain.

La capacidad de producción por semana de su fábrica es de 1.500 tarros pero por el momento están elaborando bajo demanda. A día de hoy la empresa cuenta con tres trabajadores pero podría crecer hasta unos diez trabajadores. Beatriz Lara, que a nivel académico es psicóloga especializada en Recursos Humanos, tiene claro que quiere generar trabajo estable en la comarca.

Por Curro Lucas

發表評論

請注意,評論在發佈前必須獲得批准